Un jugador de fútbol sala brasileño se viste de mendigo para sorprender a unos niños