Zecki es la nueva mascota del St. Pauli: ¿Podría ser la más fea del mundo?