La máquina del Bayern de Guardiola sigue engrasada en Moscú (1-3)