El manual de Neymar para una renovación al alza: no cerrar puertas y no vincular su futuro