Un niño manda callar a su padre por gritar al árbitro y se convierte en el máximo ejemplo de deportividad