Los jugadores del Manchester se mostraron eufóricos, dentro y fuera del campo, por el pase a cuartos