Joaquín Caparrós, en sestado puro