El Madrid se quita las penas con una manita