La maldición que persigue a Costa, provoca su tercera retirada de la Roja