La maldición española de Diego Costa: las lesiones limitan su presencia en la selección