La maldición de Anoeta: una de las salidas más difíciles para el Barça