Los malaguistas ‘se dejan la sangre’ por su equipo