La afición del Málaga, del cielo al infierno en apenas un minuto