Schuster dirige al Málaga con la intensidad con la que jugaba