El fútbol le debe unas cuantas a Pellegrini