El Málaga vuelve a sonreir