El Málaga, en vilo