¿Es el Jeque del Málaga tan bueno como parece?