Santa Cruz desenfunda su revolver en el siniestro blanco