El Málaga planta cara al Barça pero no destrona