De Benítez a Zidane: los jugadores madridistas se mojan