El madridismo se rinde a Cristiano, otra vez