El madridismo está encantado con su nuevo capitán, Zidane