El madridismo olvida la derrota frente al Wolfsburgo y se reconcilia con los jugadores