El madridismo, con el Atlético