¡Qué lujazo! ¡Halilovic saca su magia y firma dos taconazos con su sello!