Las locuras del sentimiento rojiblanco: de las pizzas, a los tatuajes