Una joven rompe a llorar de felicidad en el Pizjuán cuando Ramos le da su camiseta