La llegada de un central, el quebradero de cabeza de Martino