Así fue la llegada de Messi a Barcelona: mirada a la cámara y silencio absoluto