La llegada de Gareth Bale a Madrid es cuestión de horas