El Madrid no se plantea sustituir a Zidane y teme que sea el francés el que quiera echarse a un lado