Los problemas de Laporta para convencer a Xavi: tomar decisiones con sus excompañeros y sin proyecto deportivo