Xavi llega al Barcelona con mano dura: las normas a cumplir a rajatabla