Xavi Hernández analizó en el autobús los errores del Barça: "Queda un sabor agridulce"