El vestuario del Barça está molesto con Piqué: los intereses comerciales que no gustan nada