Koeman sucumbe a los deseos de Griezmann y este no responde: la pobre actuación del francés a pesar de jugar donde él quería