La RFEF cierra la grada de los Biris Norte cuatro partidos y enciende al sevillismo