El Madrid está molesto con Ramos y será difícil que pueda mantenerle la oferta de renovación