Sergio Ramos y Florentino Pérez no negocian: la renovación con el Real Madrid está en punto muerto