Sergio Ramos, dispuesto a aceptar la renovación a la baja que lleva seis meses rechazando: el Real Madrid trabaja en su despedida