Sergio Ramos y Florentino Pérez, más fríos que nunca: su no saludo en el palco del Di Stéfano