La salida de Messi del Barça no tiene marcha atrás: el argentino no quiere saber nada del club