A río revuelto... ganancia blanca