Riad despliega todos sus medios para la Supercopa: el lujo que esconde la vulneración de derechos humanos