¿Revolución?: Koeman sigue sin dar señas de que en el Barça haya grandes cambios