Los retos de Zidane para la próxima temporada: la transición de un equipo sin fichajes y con Bale como polvorín dentro del vestuario