Messi denotaba enfado y desprecio en su no conversación con Eder Sarabia según el análisis no verbal de sus gestos