La gran metamorfosis del Real Madrid tras el parón: pleno de victorias y Courtois, un muro