El Barça no se juega nada, pero Quique Setién sí: el partido del Alavés será clave para la continuidad del entrenador